Skip to main content
Salón de Ginebra

Los 3 autos más destacados en el Salón de Ginebra

Es la exposición más diversa del planeta y en ella se ven los autos más exóticos del mundo. El salón del Automóvil de Ginebra. Suiza se celebra todos los años en los meses de marzo o abril en el centro de convenciones Palexpo. Este año la muestra se realizó del 9 al 19 de marzo.

Son varios los fabricantes de autos que dicen presente en la muestra suiza año tras año. Coches grandes, medianos y pequeños. Esta diversidad tan grande es el punto atractivo de la exposición. A continuación le daremos un repaso a los 3 vehículos más destacados del Salón de Ginebra 2017.

El puesto número 1 es para el Pagani Huayra Roadster. Creado por el argentino Horacio Pagani. Se trata de la versión descapotable del superdeportivo fabricado en Módena, Italia. Se construirán apenas 100 unidades, que ya están todas vendidas y a un precio de 2,28 millones de euros por cada ejemplar.

Además de su impactante diseño, esta versión sorprende por algunas soluciones técnicas. La más sorprendente de todas es que es más liviana que la variante cupé, algo insólito ya que las carrocerías sin techo rígido tienen que llevar un mayor número de refuerzos para no perder rigidez a la torsión. Que, por cierto, es superior a la de la cupé Huayra.

El segundo puesto se lo lleva el Ferrari 812 Superfast. Con su motor V12 y sus 800 caballos de fuerza está cupé se convierte en el modelo de serie más potente y veloz en la historia del fabricante italiano. El propulsor está ubicado sobre el eje delantero y la fuerza se transmite al eje trasero. Es homenaje propio que se hace la marca del Cavallino a 70 años de su fundación.

Y por último la medalla de bronce para que complete el podio será para el McLaren 7206. La nueva creación de la marca de Woking, Inglaterra, es una de las que más impacta en la muestro suiza. A su tradicional esquema de cupé biplaza con motor central y tracción trasera le suma una particular apertura de puertas hacia arriba. Reemplaza al 650S y es el primer ejemplar de lo que McLaren denomina la segunda generación de la familia Super Series.

Lleva un nuevo motor biturbo de 8 cilindros en V, 4.0 litros y una potencia de 720 caballos de fuerza. La caja es automática, con doble embrague y siete relaciones. Gracias a este propulsor, su poder de aceleración es sorprendente: va de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos, de 0 a 200 km/h en 7,8 segundos y de 0 a 300 km/h en 21,4 segundos. Claro que también ayuda mucho que solo pese menos de 1.500 kilos gracias a la utilización de fibra de carbono como elemento principal para la construcción de su chasis.